Punto Gatillo Miofascial (PGM)

 

Un punto gatillo miofascial (PGM) es un nódulo hiperirritante dentro de una banda tensa palpable de músculo esquelético. Es doloroso a la compresión así como cuando es estimulado por el estiramiento y contracción. Puede evocar un dolor referido característico acompañado de disfunción motora y fenómenos autonómicos. Además del dolor, los PGM son causa de limitación funcional, debilidad e incoordinación motora.

SINDROME DE DOLOR MIOFASCIAL: Es el conjunto de síntomas y signos motores, sensitivos y autonómicos causados por el (los) punto(s) gatillo(s) miofasciales (miofascial trigger points). El punto gatillo se define como un punto hiperirritable dentro de una banda tensa de un músculo esquelético.

Síntomas de presencia de puntos dolorosos o puntos gatillo en uno o en varios músculos del cuerpo. La palpación de los puntos dolorosos reproduce el dolor del paciente como un dolor localizado y que en muchos casos se acompaña de contractura muscular con aumento de la sensibilidad local. A ese dolor el paciente lo puede referir también a otra zona distante del cuerpo al comprimir algún punto doloroso o al palpar esa zona endurecida en el músculo.

Además del dolor puede tener otros síntomas como fatiga, lagrimeo, pérdida del apetito, insomnio, sudoración, salivación, depresión o irritabilidad exagerada.

No se debe confundir al Síndrome de Dolor Miofascial con la Fibromialgia ya que son patologías diferentes si bien pueden ocurrir ambas en un paciente.

Tratamiento de PGM con técnica invasiva – Punción Seca

 

Tratamiento realizado por un FISIOTERAPEUTA con título de Fisioterapia Conservadora e Invasiva del Síndrome de Dolor Miofascial.

La punción seca es la técnica más inmediata de terminar con el punto gatillo

Por ejemplo, un dolor de cabeza puede estar causado por la existencia de un punto gatillo miofascial en un músculo del cuello por ejemplo el trapecio, el esternocleidomastoideo etc. De ahí la gran importancia a nivel sintomático del tratamiento de estos puntos.

La punción seca sería, por tanto, una opción a barajar para tratar cualquier síntoma de dolor local o referido que creamos que tiene relación con la existencia de un punto gatillo.

Se lleva a cabo utilizando una aguja de acupuntura, que previa asepsia cutánea de la zona a tratar, se incide directamente el punto gatillo miofascial(PGM), realizando varios abordajes sobre el mismo sin llegar a extraer la aguja.

Los resultados y mejoras en la salud son excelentes desde las primeras sesiones

Consúltenos su caso personal para poder ayudarle.

 

MQF en redes sociales

Información

¿Tiene preguntas? No se preocupe, la primera consulta es GRATUITA.